Grozny: empieza la primera guerra de Chechenia (1993-1994)

“En esa situación, Yeltsin consideró que el recurso a la fuerza bruta sería el más rápido, eficaz y rentable. Un escarmiento asentaría la autoridad del Kremlin en el conjunto de la federación y serviría para mantener a raya a los comunistas y a Zhirinovsky, crecidos tras las elecciones del año anterior. Mucho se discutió el por qué de la orden la intervención (mediante decreto presidencial) precisamente para el 11 de diciembre, y no en otro momento. Posiblemente porque estaba furioso debido al ridículo fracaso de un intento de estado organizado por unos mercenarios, quince días antes.
Todo se hizo de la peor forma posible. La Brigada mecanizada 131 de Maikop entró en Grozny el día 31. Una brigada era una fuerza escasa para tal operación de asalto, pero además, esa era una unidad de la reserva, integrada por soldados bisoños. Intentaron controlar el centro de la ciudad deprisa y corriendo, y utilizando vehículos blindados sin soporte de la infantería. Cuando se quisieron dar cuenta cayeron en una emboscada organizada por milicianos chechenos, apenas encuadrados sobre la marcha. Se repitió el error de las tropas federales yugoslavas en la guerra de Eslovenia, tres años y pico antes, pero con resultados mucho más desastrosos. La Brigada 131 fue desarbolada: arrinconada entre las esquinas y edificios de Grozny, perdió casi un millar de soldados a lo largo de una noche de pesadilla. La acción fue filmada por los combatientes chechenos, así como también la impresionante acumulación de vehículos destruidos y cadáveres abandonados en las calles. Las imágenes se vieron por todo el mundo”.

Francisco Veiga, El desequilibrio como orden. Una historia de la posguerra fría, 1990, 2008 (Alianza Universidad, 2009), pag.130

Existe una cierta cantidad de fotografías emblemáticas de la feroz resistencia de los combatientes chechenos en Grozny en enero de 1994, tras la catastrófica derrota del Brigada 131. La que encabeza este post no es demasiado conocida, pero resulta emblemática, por la clara alusión a al tradición guerrera chechena que simboliza el viejo guerrero que centra la imagen. Como fondo, blindados rusos destruidos en un desolado paisaje invernal, que rápidamente asociamos con cualquier guerra desarrollado en tierras rusas: lluvia, barro, nieve.

Pero hay más fotografías de similar contenido dramático, tomadas por esas mismas fechas. A continuación, una breve galería. Las cuatro primeras  son obra del gran fotógrafo ruso Mijail Evstafiev:

Advertisements